The Christian Post
Mon, Apr. 14 2014 10:43 AM

Kay Robertson, estrella de "Duck Dynasty" revela que tuvo pensamientos suicidas

By Sami K. Martin | Reportero de Christian Post
miss kay robertson
(FOTO: CORTESÍA DE A&E Y HOWARD BOOKS, UN SELLO EDITORIAL DE SIMON AND SCHUSTER)

Kay Robertson, la estrella de “Duck Dynasty,” ha decidido hacer público uno de los momentos más dolorosos de su vida, el tiempo en que fue acusada por su marido Phil Robertson de tener una aventura. Esas acusaciones llevaron a Kay a considerar seriamente el suicidio, pero por la gracia de Dios, según lo dijo ella, superó esos pensamientos y ella y Phil han reconstruido su matrimonio.

"Toqué fondo," Kay escribe en su nuevo libro, “The Women of Duck Commander.”

"Nunca he sentido totalmente desesperada como esa noche. Simplemente no pude ver ninguna manera de salir de una situación terrible o los chicos y yo. Finalmente acepté el hecho que no podía arreglar nuestras vidas y no tenía a nadie para ayudar," dijo Kay, quien es conocida en el show también como “Miss Kay.”

Kay había estado lidiando con el consumo excesivo de Phil por algún tiempo y fue capaz de tolerar eso la mayor parte del tiempo, pero su acusación de infidelidad profundamente hirió su esposa. En un acto de desesperación, ella se encerró en el baño y buscó una manera de escaparse.

"Me di cuenta de que sólo quería ir a dormir por un largo tiempo. Conscientemente yo no quería matarme, yo sólo quería tomar Tylenol lo suficientemente como para tener un buen y largo descanso. Sólo que no quería vivir más. Si tan sólo pudiera ir a dormir y no despertar. Y yo quería asustar mucho a Phil", escribió la . "Yo quería castigarlo por todo lo que me había hecho pasar. Dije a mi misma que no me importaba si me dormía para siempre, pero en el fondo no creo que realmente quería morir," dijo Kay.

Fue entonces cuando según ella Dios envió a tres recordatorios de la vida de Kay, quien seguía encerrada en el baño, sollozando.

Me Gusta en Facebook

"A través de mis sollozos oí el sonido de pequeños pies que se dirigieron hacia la puerta del baño. Podría escuchar los tres muchachos en sus zapatos de la casa venían a hablar conmigo," señala.

"Mamá , no llores", dijo Alan, uno de sus hijos. "Dios cuidará de nosotros."

"En un instante fue como si una bombilla de luz se encendiera para mí. 'Qué estoy haciendo?' Me pregunté a mí misma. "Tengo tres niños pequeños. Ellos no pueden quedarse con un borracho'," dijo la estrella.

Así que Kay dice que pasó algún tiempo en oración, y con una nueva actitud, abrió la puerta del baño para el resto de su vida.

Related Articles
Más Popular
No te lo Pierdas